“Descifrar lo que está delante de nuestros ojos requiere una lucha constante”

George Orwell

El campo de Epiro-Filippiada, está situado a poco más de 3 kilómetros de la población del mismo nombre, perteneciente a la región de Preveza, en la Grecia occidental.

Actualmente hay unas 440 personas en el campo, de tres nacionalidades principales: sirios, kurdos y afganos. Con una mayoría de niños en un porcentaje próximo al 50% del total.

El control de acceso al campo lo gestiona el ejército griego, dejando en manos de las ONGs y diferentes grupos de voluntarios las principales tareas de diarias como son la atención sanitaria básica in situ, la gestión del almacén y el reparto de bienes, la realización de actividades educativas y lúdicas, etc.

Entre las organizaciones no gubernamentales presentes y realizando diferentes labores se encuentran OlVIDAdos, Lighthouse Relief, Merci Cops, Médicos del Mundo, Oxfam,… entre otras, además de un importante número de voluntarios independientes de diversas partes de Europa y con una significativa representación española. Todos ellos cooperan con el personal de ACNUR en la notificación de incidencias o cuestiones de atención urgente.

El campo se asienta en el terreno que en su día fue un recinto militar, hoy abandonado, y cuenta con diferentes edificios en mal estado de conservación cuando no con algunas estructuras ruinosas. Todo lo mínimamente aprovechable está siendo rehabilitado por los voluntarios y empleado para la realización de actividades con las familias y especialmente con los niños.

Al entrar por primera vez al campo de refugiados de Filippiada se tiene la sensación de pasar a habitar y reconocerte en un mundo anacrónico. Es como si la realidad, te recibiese con un jodido abrazo de bienvenida. Como si la soledad y la incomprensión te dijesen, ven, aquí nadie es extraño. ¿Quieres ayudar?  Olvida tu ideología. Deja todos tus planteamientos y prejuicios en la entrada. Aquí se afrontan temas mucho más importantes.